• Blanco Icono Vimeo
  • Grey Facebook Icon
  • Grey YouTube Icon

Mi primer recuerdo de querer dedicarme al mundo del arte fue cuando tenía seis años. Estaba viendo la televisión y me dije a mí misma:
 

"Quiero ser parte de la caja mágica"


Mi pasado, mi presente y la persona que quiero ser, resume quién soy: mi creencia en la posibilidad de cambio, en el espíritu de superación personal a través de la pasión, el esfuerzo y el reconocimiento de que caer, es un aprendizaje continuo, nunca te rindas, siempre existe la posibilidad de mejorar si haces lo mejor que puedes.


A pesar de no tener antecedentes artísticos en mi familia, desde niña, supe dónde enfocar mi curiosidad: en las artes escénicas. Desde entonces, nunca he dejado de entrenar como artista con la preocupación de querer trabajar lo más honestamente posible.


Con 6 años, me di cuenta de que quería dedicar mi vida a las artes escénicas. A los 14 años, después de leer La vida es sueño de Calderón de la Barca, supe que quería ser una actriz profesional. Con 16 años, descubrí en el teatro clásico un objetivo específico: aprender el verso de Lope de Vega, Calderón de la Barca o Tirso de Molina para entregar y transmitir los clásicos españoles. Con 18 años, a pesar de tener una buena base en movimiento, mi corazón seguí perteneciendo al teatro clásico, hasta que fui a Italia, en 2010, para estudiar Commedia dell’ Arte con Antonio Fava lo que cambió mi camino como actriz.

 

La clave fue descubrir la comedia inteligente, su variedad y complejidad. Era como ver One man, Two Guvnors o James Terrier o Charles Chaplin, Buster Keaton o Harry Landon.

Una experiencia que me inspiró y me llevó a profundizar más en la teatralidad de la corporalidad del movimiento y su uso para la creación artística, en el mundo del teatro físico y la comedia física: payasadas, mimos, movimiento y finalmente vincularlo con el teatro clásico, el estudio del personaje y el desarrollo interno y educativo del individuo.

Y aquí estoy, en Londres, a donde llegué con manos vacías y sin inglés para convertirme en mejor profesional y poder beber de otras fuentes artísticas y de otras culturas. Después de mucha paciencia, finalmente pude cumplir un sueño, estudiar un Máster en Teatro Gestual y alcanzar el nivel de inglés deseado para empezar una carrera artística internacional. 

 

Ahora, mi meta es encontrar un camino en el que trabaje nacional e internacionalmente para seguir investigando, practicando y creando tanto mi conocimiento como experiencia actoral, docente y terapéutica.

Finalmente, espero que encuentres aquello que buscas en esta página que he diseñado con tanto cariño y dedicación:

"Que la vida te sonría"

                                                                                   

                                                                                      Rebeca Sierra

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now